961 47 25 29 info@mercovasa.com

Aunque los dátiles no parecen ser particularmente especiales con su extraño exterior arrugado de color marrón, son satisfactoriamente masticables y sabrosos. Sin duda, son uno de los favoritos desde la época del Jardín del Edén.

El dátil es el fruto de la palmera datilera: una baya de color amarillo dorado o rojo parduzco en la madurez. Su carne es blanda, aromática y de sabor dulce. En su interior posee un hueso alargado con un surco longitudinal. Estos frutos poseen un sabor parecido a la miel y crecen en racimos en la copa del árbol, a unos 25 m de altura.

Al parecer, es la fruta más laboriosa para cultivar y cosechar: las palmeras datileras comienzan a dar sus frutos a partir de los tres a cinco años, y llegan a madurar completamente a los 12 años. Cultivados en las regiones áridas del mundo, poblaciones silvestres aún se pueden encontrar alrededor de Jordania y en la frontera entre Irán e Irak.

La palmera datilera ha de estar, como bien dice un proverbio árabe “con los pies en el agua y con la cabeza en el fuego”. Por un lado necesita de los rayos solares y por otro un suelo húmedo, del que las raíces puedan extraer agua en un radio de 6 m. Sólo así dará una abundante cosecha. Estas necesidades la han convertido en un árbol característico del desierto

Los dátiles pueden consumirse frescos o secos y constituyen un alimento básico para los habitantes del norte de África y el Cercano Oriente, quienes son los principales productores.

En todo el mundo, sus usos populares incluyen el vinagre de dátil, chutney, pasta de dátil para productos de panadería, saborizantes y semillas asadas de dátiles enteros. Los brotes del árbol (palmito) son adiciones sabrosas a las ensaladas.

 

Propiedades beneficiosas para nuestra salud del Dátil

Cuando se trata de la cantidad de minerales, vitaminas y fitonutrientes que contienen los dátiles, basta con decir que hay bastantes. En primer lugar, son fáciles de digerir, lo que permite que tu cuerpo tome pleno uso de todas sus bondades.

La fibra dietética en los dátiles ayuda a mover los desechos fluidamente a través del colon, y ayuda a prevenir la absorción del colesterol LDL (malo) al unirse con sustancias que contienen químicos causantes de cáncer.

El contenido de hierro, un componente de la hemoglobina en los glóbulos rojos, determina el balance de oxígeno en la sangre. El potasio, un electrolito, ayuda a controlar su ritmo cardíaco y la presión arterial. Las vitaminas B contenidas en los dátiles, como los carotenos, la luteína y zeaxantina, se absorben en la retina para mantener la función optima de filtrado de luz y protegen contra la degeneración macular.

Los dátiles también contienen vitamina A y K. La vitamina A protege los ojos, mantiene la piel y las membranas mucosas sanas, e incluso protege los pulmones y la boca del desarrollo de cáncer. Los taninos, que son flavonoides y antioxidantes polifenólicos, combaten la infección e inflamación, y ayudan a prevenir el sangrado excesivo (anti-hemorrágico). La vitamina K es un coagulante sanguíneo que también ayuda a metabolizar los huesos.

El cobre, magnesio, manganeso, vitamina B6, niacina, ácido pantoténico y la riboflavina también están presentes en los dátiles, y proporcionan sus propias funciones curativas y preventivas.

En conjunto, estos cofactores ayudan a su cuerpo a metabolizar los carbohidratos, proteínas y las grasas. El comer dátiles con moderación puede contribuir a muchos beneficios para la salud, como proteger contra el daño celular causado por los radicales libres, ayudar a prevenir un derrame cerebral, enfermedad cardiaca coronaria, y el desarrollo de cáncer de colon, próstata, mama, endometrio, pulmón y pancreático.

El valor nutritivo de los dátiles blandos es superior al de los secos. Los primeros aportan mayor cantidad de hidratos de carbono, lípidos, fibra, vitaminas y minerales.

 

Dátiles

 

Beneficios de consumir dátiles

Salud cardiovascular

Los dátiles están libres de colesterol y contienen muy poca grasa. Además, como ya se ha mencionado, son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que podrían ayudar a regular los niveles de colesterol alto.

Consumir estos frutos puede ser beneficioso para combatir o prevenir enfermedades del corazón debido a que la fibra que contienen es insoluble, se une a la grasa y el colesterol y los lleva fuera del cuerpo.

Sistema digestivo

Cuidan el sistema digestivo por su contenido en fibra soluble e insoluble y diferentes tipos de aminoácidos. Los dátiles poseen fibra, alrededor del 6 % de la ingesta diaria recomendada por taza.

Así, gracias a sus propiedades, ayudan aliviar el estreñimiento, puedes dejarlos a remojo en agua durante la noche, y por la mañana se debe de tomar el agua y los dátiles remojados.

Fuente de energía

Los dátiles son grandes impulsores energéticos, ya que contienen azúcares naturales como glucosa, fructosa y sacarosa, pero no elevan los niveles de azúcar en sangre debido a su bajo índice glucémico.

Asimismo, tienen un alto contenido en hierro y son útiles para reducir la anemia, pues ayuda a aumentar el nivel de hemoglobina en sangre. Es importante tener esto en cuenta porque uno de los síntomas frecuentes de la anemia es el cansancio.

Sistema nervioso

Dado que este fruto es rico en potasio y bajo en sodio, puede ayudar a regular el sistema nervioso. Además, la ingesta adecuada de potasio puede reducir el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Consumir de uno a tres dátiles al día podría ayudar a prevenir alteraciones nerviosas como la ansiedad o la depresión leve. De este modo, se podrían prevenir ciertos trastornos anímicos más graves a largo plazo.

¿Cómo incorporar los dátiles en nuestra dieta diaria?

Los dátiles son muy versátiles y se pueden incluir de muchas formas en la dieta. Por lo general, se consumen en el desayuno o como tentempié.

Su textura también los convierte en un alimento idóneo para mejorar el sabor de productos horneados o barritas de cereales. Incluso, se pueden emplear en la elaboración de salsas, aderezos para ensaladas y batidos.

En Norteamérica se asocian con las comidas dulces y en los países árabes se consumen rellenos, confitados, destilados, en ensaladas y con cuscús. En la India, se utilizan para preparar chutneys y curry. En los oasis del Sahara y en otros del norte de África, se elaboran tortas de dátiles que se destinan a la alimentación de las caravanas. En Oriente Medio, se elabora el vino de palma o toddy mediante la fermentación de la savia azucarada extraída de la corona de la palmera datilera.

Los dátiles secos se conservan en lugares frescos y secos durante varios meses, incluso un año. Las variedades blandas en el refrigerador se conservan sobre dos semanas.

Si te interesa probar algo nuevo, intenta rellenarlos con una mezcla de almendras y nueces crudas picadas con queso crema crudo para obtener un bocadillo delicioso, nutritivo y totalmente único.

Hemos seleccionado una deliciosa receta que puede hacer que tus tentempiés sean buenos, bonitos y baratos: una excelente alternativa a las costosos barritas energéticas que encontramos en el supermercado.

Para preparar cinco o seis barritas de unos 50 gramos, necesitas:

  • 60g de dátiles
  • 40g de fruta seca o deshidratada
  • 15g de cacao amargo en polvo
  • Una pizca de canela (opcional)
  • Semillas oleaginosas (opcional)

Empieza por picar y aplastar los dátiles para hacer que salga el jugo, esto te permitirá mezclar más fácilmente todo después. Añade los frutos secos o la fruta deshidrahata (puedes usar ambos) picados en trozos gruesos, lo importante es que queden dentro de la barrita una vez le demos la forma correcta. Finalmente agrega el cacao y la canela y mézclalo todo bien. Luego, extenderemos la masa sobre una bandeja forrada con papel vegetal y se coloca en el frigo.

Déjalo reposar alrededor de una hora. Nuestra masa está lista para ser cortada, con mucho cuidadito por favor. Las barritas deberán parecerse a las que encontramos en el mercado. ¡Y ya puedes disfrutar de tu tentempié saludable!

Datos Curiosos Sobre el Dátil

Los dátiles fueron mencionados varias veces en la Biblia, y probablemente es familia de la semilla más antigua, que se sembró con éxito en los tiempos modernos.

En 1963, una semilla de palmera datilera fue descubierta en Masada, una antigua fortaleza donde en el año 70 d.C., un gran grupo de familias judías se suicidaron en lugar de enfrentar la captura por los romanos. Plantada en enero de 2005, la antigua palmera datilera, llamada “Matusalén”, ahora mide cuatro pies de altura.

Parecidos a pulgares pequeños, el nombre de los dátiles viene del griego daktilos que significa dedo. En la cultura europea, no se les da la misma importancia que en Oriente Medio. De hecho, los encontramos en nuestras mesas solo durante las navidades y se consumen casi por equivocación al final de las fastuosas comidas.

En la antigüedad también se utilizaron en fitoterapia con fines terapéuticos para obtener decocciones e infusiones con propiedades antiinflamatorias. Incluso hoy los encontramos en muchos productos veganos y crudistas como un sustituto válido del azúcar y la mantequilla.

Al contrario de lo que mucha gente cree, no se deja desecar después de su recolección, sino que se secan al sol en el mismo árbol antes de ser recolectados.

¿Te sienta mal el café o te han restringido su consumo? Existe un sustitutivo que se prepara tostando la semilla de los dátiles.

Los egipcios, además, preparaban el Checar, un trago fuerte elaborado a partir de su fermentación.

Los hombres azules del desierto, los Tuareg, atraviesan el Sahara portando como provisiones dátiles secos y leche de cabra. Gracias a ellos sobreviven en situaciones muy duras.

Una curiosa costumbre, toma nota para Nochevieja: una tradición de Oriente Medio asegura que para tener un buen futuro económico hay que comer un dátil el último día del año y luego mantener el hueso en la billetera los siguientes doce meses.

Muy cerca tenemos dátiles de excelente calidad. En Elche (Alicante) se cultivan y, además, cuentan con un Palmeral Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en noviembre del año 2000.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies