961 47 25 29 info@mercovasa.com

Calor, sol, playa, helados, chicharras, fruta fresca… ¿Os suena, verdad? Durante el verano solemos cambiar nuestra alimentación e incluimos bebidas frescas, alimentos crudos y otras variedades de frutas que no encontramos en los mercados el resto del año.

Como de frutas va el tema, hemos elegido las que consideramos las reinas del verano: la sandía y el melón.  No cabe duda de que son las mejores frutas del verano, y no solo por su aroma y sabor dulce, sino también por sus excelentes beneficios para nuestro organismo.

Están compuestas en  un 90% de agua y son bajas en calorías, ya que cuentan con aproximadamente con 35 calorías por cada 100 gr de fruta. 

Propiedades

La sandía, contiene vitamina A en forma de carotenos, específicamente el licopeno, pigmento que le da el color característico a la sandía y es el que le otorga su propiedad antioxidante, propiedades preventivas frente al cáncer, enfermedades cardiovasculares e incluso la diabetes.

También contiene vitamina B6 que regula el sistema nervioso y participa en el metabolismo de otros nutrientes. La vitamina C se encuentra en menor proporción.

El melón, cuenta con propiedades nutricionales similares a la sandía, pero con la diferencia de que aporta una mayor cantidad de potasio (ayuda a controlar la presión sanguínea), calcio (beneficia a la salud ósea, cardiovascular y muscular), sodio (una correcta relación entre sodio y potasio contribuye a normalizar las cifras de tensión arterial en personas hipertensas), fósforo (esencial para la producción de proteínas y de la energía que necesita el organismo para llevar a cabo sus funciones) y vitamina C, la cual contribuye a reducir la duración de los resfriados y proteger la piel del daño solar.

¿Y en la cocina?

Son muy versátiles y fáciles de utilizar: batidos, sorbetes, ensaladas, gazpacho o simplemente en una macedonia de frutas con un poco de hierbabuena y zumo de limón.

Son excelentes en cualquier momento del día y proporcionan un chute de hidratación, vitaminas y minerales con apenas aporte calórico.

Y para daros ideas, os dejamos con un par de recetas bien frescas, sencillas y originales. ¡Que aproveche!

 

Salmorejo de sandía y albahaca

 

Ingredientes:

  • 1 kg. de sandía
  • 4 tomates maduros
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Sal
  • Jamón serrano
  • 3 rebanadas de pan del día anterior (solo la miga)
  • Huevo duro
  • Un puñado de hojas de albahaca fresca
  • Pimienta molida

 

Preparación

Pelamos los tomates (podemos escaldarlos haciéndoles previamente una cruz abajo y después pasarlos por agua fría: la piel saldrá sin problemas). Quitamos la cáscara y pepitas a la sandía y nos quedamos con la pulpa exclusivamente.

Picamos todo, añadiremos un pellizco de sal, y unas hojas de albahaca.

Trituramos con la batidora o robot de cocina junto con el diente de ajo (al que le habremos quitado el germen de la parte central), y la miga de pan mojada con el vinagre. Añadiremos el aceite y seguiremos batiendo hasta emulsionar. Llevamos nuestro salmorejo a la nevera y dejamos enfriar. Rectifica de sal y añade pimienta al gusto. Podemos pasarlo todo por un chino si nos gusta más fino.

Servimos el salmorejo en cuencos individuales con huevo cocido y jamón, todo ello bien picado.

* Si quedara muy líquido y quieres espesarlo, añade más miga de pan.

 

Sopa fría de melón y yogurt

 

Ingredientes:

  • ½ melón (1 kilo aproximadamente)
  • 100 grs (4 cucharadas) de yogurt griego natural sin azúcar
  • 100 ml de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cdta de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 puñado pequeño de hojas de menta o hierbabuena (opcional)
  • Jamón serrano (en lonchas o virutas, para decorar)
  • Germinados y/o semillas (para decorar)

 

Preparación

Pelar el melón, sacar las pepitas y cortar en trozos medianos.

En una licuadora añadir el melón en trozos, 100 grs de yogurt griego, 100 ml de aceite de oliva, 1 cdta de sal, 1 pizca de pimienta y un puñado pequeño de hojas de menta. Licuar todo muy bien hasta obtener una consistencia cremosa.

Refrigerar por al menos 1 hora y servir bien fría.

Decorar con jamón serrano y germinados o semillas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies