961 47 25 29 info@mercovasa.com

La pera, nativa de Europa oriental y Asia occidental, fue una de las frutas preferidas de los reyes persas y con posterioridad se aclimató en Grecia, donde los romanos se familiarizaron con su cultivo.

Fueron ellos quienes la extendieron por el resto de Europa y la introdujeron en España a través de la cuenca del Ebro. En sus banquetes no solía faltar.

Actualmente, China lidera la producción mundial seguida de Italia y EE.UU. España se encuentra entre los grandes productores, sobre todo de las variedades de verano. Además, buena parte de la producción se destina al cultivo ecológico, de gran calidad, para un mercado que no deja de crecer.

Junto con la manzana y el plátano, es una de las frutas más populares. Y además gracias a que hay diferentes tipos de pera, la podemos disfrutar durante todo el año.

 

Propiedades nutricionales

Las peras, al igual que la gran mayoría de frutas, están compuestas principalmente por agua. Su gran jugosidad la hace refrescante, útil para aplacar la sed, y un buen recurso frente al calor del verano, sobre todo si se toma licuada.

Se trata de una fruta muy pobre en grasas y proteínas, pero constituye una buena fuente de energía gracias a sus hidratos de carbono (10,6 %). Estos se encuentran en forma de azúcares simples, mayoritariamente fructosa, que es bien tolerada por las personas diabéticas.

Su aporte de vitaminas no es extraordinario, pero contiene 3 mg de vitamina C por cada 100 gramos y también vitamina E, trazas de provitamina A y ácido fólico.

Su contenido en fibra es alto y de entre los minerales podemos encontrar en su composición potasio, fósforo, calcio, magnesio, hierro y yodo.

La presencia de fibra y flavonoides es mayor en la piel de la pera que en la pulpa. La fibra, además de aliviar el estreñimiento, enlentece la absorción de los azúcares de la fruta.

Los flavonoides, unos pigmentos naturales que protegen la fruta de las radiaciones solares, le otorgan propiedades antioxidantes. Estos mismos pigmentos, en el organismo, tienen la virtud de fortalecer y rejuvenecer los tejidos y mejorar la resistencia y permeabilidad de los vasos sanguíneos.

 

Beneficios de la pera para la salud

Esta fruta es hidratante. La hidratación de nuestro cuerpo es importantísima para que en nuestro organismo se puedan llevar a cabo todas las funciones necesarias correctamente.

Resulta ideal como snack saludable para comer entre horas a lo largo del día tanto para mayores como para los niños. En lugar de ingerir productos ultraprocesados (comida basura), optemos mejor por Fruta Ecológica cuando queramos picar algo entre comidas. Nuestra salud nos lo agradecerá.

Cuando todavía están verdes, son un remedio natural que pueden ayudar contra los casos de diarrea.

La pera es una fruta con efecto saciante debido a su contenido en agua y fibra, por lo que resulta perfecta para las personas que quieren perder peso y están haciendo una dieta para adelgazar.

Es una fruta con acción antiinflamatoria que puede beneficiar especialmente a personas con dolencias agudas o crónicas que producen inflamación en el organismo (obesidad, artrosis, etc).

Las peras nos ayudan a mantener un tránsito intestinal regular y prevenir o combatir el, tan común, estreñimiento.

Una fruta con un efecto muy beneficioso sobre nuestra flora intestinal. Y ya sabemos que mantener una alimentación variada y saludable va a repercutir en una buena salud general de todo el organismo.

Si sueles tener malas digestiones, la pera te vendrá muy bien ya que es una fruta indicada para personas delicadas del aparato digestivo. Y mejor aún si la preparamos al horno o al vapor.

La pera es nuestra aliada para combatir la retención de líquidos debido a su acción diurética.

Es uno de los alimentos que se recomiendan para las personas con gota o ácido úrico algo debido a su poder para disolver y eliminar del cuerpo el ácido úrico.

Esta fruta constituye una fuente de energía rápida. La mayor parte de sus calorías se encuentran en forma de azúcares, pero debido a la presencia de levulosa es muy bien tolerada por los diabéticos: es excelente para personas con diabetes tipo II y para las que tienen tensión arterial alta o hipertensión.

Un alimento muy sano que puede reducir las probabilidades de que suframos dolencias cardiovasculares.

La fibra soluble de las peras contribuye a absorber el colesterol para que pueda ser eliminado del organismo.

 

La pera en la cocina

Existen más de mil variedades de pera, siendo las más comunes en nuestros mercados: la limonera, ercolina, blanquilla o blanca de Aranjuez, Williams, Conference y Pera de San Juan.

Estas variedades permiten disponer de la pera gran parte del año, a precio razonable y sin tener que recurrir a productos de cámara desvitalizados.

La mejor manera de hacerlo para aprovechar al máximo todas sus propiedades nutricionales, es fresca. Cómetela a bocados.

Son ideales en zumos y licuados y en ensaladas con lechugas variadas y frutos secos son una delicia. Las lechugas con las que mejor casan son la endivia y los berros, pues quedan suavizadas.

Siempre que se cocine la pera, en una compota, una tarta o una crêpe, o simplemente cuando se haga asada, es importante potenciar el sabor con alguna especia (jengibre, canela o anís estrellado).

También es clásica la combinación de esta fruta con el chocolate, y la receta que mejor representa esta exquisita alianza es la de “peras bella Helena”, un elegante pero sencillo postre francés del París del siglo XIX.

Otro maridaje sorprendente es con la castaña, que se puede disfrutar, por ejemplo, en una compota de peras y castañas asadas.

Se puede acompañar asimismo de frutos secos –nueces, almendras o avellanas–, que se pueden añadir a mueslis o macedonias junto con otras frutas, como manzana o plátano.

 

Consejos para una mejor conservación

Tras comprarlas, hay que comerlas de inmediato o conservarlas en la parte baja de la nevera, no más de dos o tres días.

No se deben apilar ni guardar en recipientes herméticos ni bolsas de plástico. Y hay que rociarlas con limón o sumergirlas con agua fría para que no se oscurezcan.

 

 

Infinitas variedades

Aunque existen más de 4.000 variedades de peras, únicamente se cultivan comercialmente unas pocas, presentando distintas formas y colores de fruto, así como de sabor y textura. Algunas de las más importantes son ‘Williams’, ‘Blanquilla’ y ‘Passacrassana’, entre otras. Casi todas las variedades modernas datan del siglo XVIII.

Las variedades de pera presentan una amplia diversidad en tamaño, forma, textura y sabor, pudiendo encontrarse desde los pequeños frutos de la pera oriental, duros e incomestibles, hasta los frutos de gran calidad de algunas variedades de la pera común europea. A estas diferencias hay que añadir las que se producen dentro de la misma variedad cuando se cultiva en distintas zonas.

Una clasificación general que se suele hacer de todas las variedades de peras es según su forma de almacenamiento. Podemos encontrar las peras de verano y las peras de invierno. Las de verano se llaman así porque no necesitan condiciones de frío y se pueden madurar rápidamente en el verdulero o frutero de la cocina, tal y como se hacía antiguamente. Las peras de invierno necesitan frío para su proceso de maduración, pero tienen la ventaja de que duran mucho más tiempo y las podemos conservar durante semanas.

Entre las variedades más importantes comercialmente podemos citar las siguientes (los meses en los que se pueden consumir se refieren al hemisferio norte):

Williams: Esta variedad es originaria de Inglaterra, y también se la denomina Bartelet, Guillaume, Barnet Williams, Delavault, Charles durieux, Doyenne Clément. El fruto es piriforme, simétrico y de tamaño medio. La piel es de color amarillo dorado en su madurez. La pulpa es fina, con mucha agua, siendo muy azucarada y aromática. Se consume en los meses de agosto y septiembre, hasta octubre si se conserva en cámara. Es una pera de mesa, aunque también se emplea en destilación.

Passacrassana: Originaria de Francia. El fruto es aplastado y simétrico, presentando un gran tamaño. Es de color verde amarillento. La pulpa es granulosa, jugosa y con mucho agua, azucarada y a veces astringente. Se consume desde diciembre, pudiendo llegar a abril si se conserva en cámara. Es una pera de mesa.

Mantecosa Hardy: También proviene de Francia, y a veces se la denomina Hardy o Gellerts Butterbine. El fruto es corto y asimétrico, de tamaño medio. La piel es de color amarillo verdoso, con manchas rugosas de color castaño. La pulpa es de grano fino, tierna, jugosa, azucarada y aromática. Se consume como fruta de mesa desde agosto hasta principios de octubre o más.

Ercolina: Esta variedad de pera se conoce como ercolina o ercolini. Tiene un tamaño medio a pequeño, con piel de color amarillo, fina y fácil de pelar. Se cosecha en pleno verano, en el mes de julio.

En cuanto a su sabor, es muy jugosa, con gran capacidad aromática y sabor dulce. Suele tomarse como postre, aunque en algunas ocasiones también se utiliza como ingrediente para platos.

Conferencia: La pera Conferencia es una de las más conocidas en Europa y en España. Tiene un tamaño nuevo y un sabor agradable para tomar como fruta, sola. Tiene recolección tardía, ya que suele recolectarse en los meses de septiembre a octubre.

Su sabor es dulce y tiene gran aroma. Con ella también se preparan postres tradicionales utilizándose como ingrediente el vino.

Blanquilla: Esta variedad de pera, también conocida como «de agua», es bastante cultivada y conocida en España desde hace muchos años. Su color es verde profundo y tiene forma de lágrima.

En cuanto a su sabor, es muy jugosa y posee un sabor dulce. Se toma habitualmente como postre, aunque también se utiliza como ingrediente en cocina junto a quesos o embutidos suaves.

San Juan: A partir de mediados de junio aparece la conocida como pera de San Juan, en honor a la festividad celebrada en esta época. Son peras o peretas de pequeño tamaño, agrupadas en el mismo brote, con sabor muy dulce, que suelen consumirse hasta con las semillas.

Tiene un color verde claro, ligeramente amarillento. Se suele consumir sola o mezclada con otras frutas de verano (macedonia de frutas).

Además, están las Denominaciones de Origen Protegida a las peras de Jumilla (Murcia), Lleida (Cataluña) y Rincón de Soto (La Rioja). La de Jumilla es de color amarillo, con fondo verde, de pulpa blanca, jugosa y sabor muy dulce. La de Lleida se corresponde con la pera blanquilla, la limonera y la Conference. Y la de Rincón de Soto, es una pera grande, alargada y con un color verde más intenso, con una piel rugosa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies